La Fundación Jérôme Lejeune valora las declaraciones de Pablo Casado sobre la ley del aborto

Madrid, 8 de febrero de 2019.- Tras las declaraciones del señor Casado en las que expresa su voluntad de derogar la ley actual del aborto para volver a la ley de 1985, la Fundación Jérôme Lejeune en España, presidida por la doctora Mónica López Barahona, manifiesta lo siguiente:

1- Tanto con la ley de 1985 como con la ley actual, España viene acumulando una media de más de 100.000 abortos al año conforme a los datos oficiales. Es decir, desde que en 1985 se despenalizó el aborto en nuestro país hasta 2010 en que se reformó la ley del aborto, más de dos millones y medio de vidas inocentes han sido eliminadas.                        ¿Considera el señor Casado que este escenario es el que debe promover y defender el PP volviendo a la ley de 1985?  Eso se deduce de sus declaraciones.

2-Una ley de supuestos, sí, dice el señor Casado. Recordemos qué supuestos:

  • Supuesto de violación. ¿Cómo coexiste hablar de apoyo a la mujer y aceptar que ésta pueda ser violada en un        estado de derecho? Le instamos a que asegure que los derechos de la mujer, entre los que se enmarca el de su   integridad física sean salvaguardados en vez de asumir que pueden vulnerarse y que la “solución”, en caso de que esta vulneración culmine en embarazo, sea acabar con la vida de un inocente
  • Riesgo para la salud física y psíquica de la madre. Sabemos que este supuesto ha sido el más utilizado a la hora de acogerse a él para abortar. La vida de la madre no vale más que la del hijo que está gestando y debe tratar de salvarse ambas vidas en caso de riesgo para la salud de una de ellas. Eliminar una vida no es necesariamente terapéutico para la otra y aunque lo fuera no justificaría su eliminación
  • Malformaciones en el feto. Acepta el señor Casado que determinadas malformaciones, discapacidades, alteraciones o patologías son causa justificada para acabar con la vida del nasciturus. ¿Dónde está el límite de la vida que merece y no merece la pena ser vivida? ¿Es competencia del Estado definir esta cuestión?

3.- Argumenta el señor Casado que España vive un invierno demográfico y que el índice de natalidad debería aumentar para tener quién pague nuestras pensiones. Es un argumento profundamente utilitarista. Los hijos no se tienen para que puedan pagar nuestras pensiones. La defensa de la vida humana del inocente no se basa en criterios de su utilidad sino de la dignidad de toda vida humana, la del enfermo y la del sano, la de la mujer y la del varón, la del discapacitado y la del superdotado. Toda vida humana tiene una dignidad que le confiere el mero hecho de ser vida humana.

4.- Por último, el apoyo a la mujer y a la maternidad pasa por políticas que garanticen su seguridad, promuevan la adopción y el acogimiento y acompañen en el embarazo imprevisto a la mujer en todos los aspectos que necesita ser acompañada. No olvide, señor Casado, que en el aborto hay dos víctimas: el nasciturus cuya vida se elimina y la mujer gestante que bajo situaciones, en ocasiones de extrema presión, acaba con la vida de su hijo en el marco de una ley que usted entiende como aceptable.

 

 

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0